Mitos de la violencia

Mitos de la violencia que se comete contras las mujeres en el ámbito familiar(1)

Mito: La violencia que se comete contra las mujeres en el ámbito familiar “casi” no ocurre. Realidad: En México, 7 de cada 10 mujeres de 15 años y más ha vivido violencia por parte de su pareja o de otras personas en su familia, en la comunidad, en el trabajo o en la escuela. La violencia más frecuente entre las mujeres es la familiar, cuatro de cada diez mujeres han sufrido violencia por parte de su pareja.

Mito: El “hogar” es el lugar más seguro para las mujeres. Realidad: A pesar de que se cree que el hogar es un lugar seguro para las niñas, los niños y las mujeres corren más riesgo de vivir violencia por parte de algún familiar o persona conocida.

Mito: Los “trapos sucios” se lavan en casa. Realidad: La violencia contra las mujeres en el ámbito familiar es un problema que afecta no solo a quien la padece directamente, sino a toda la sociedad. Hasta hace pocos años no había sido un asunto de interés de los gobiernos porque se consideraba un problema que ocurría sólo en casa, entre las parejas.

Mito: A las mujeres “les gusta” que las maltraten. Realidad: Existen diversos motivos emocionales, sociales y económicos por los que una mujer no abandona a su agresor. Un ejemplo de ellos son los sentimientos de culpa, vergüenza y miedo que le impiden pedir ayuda; además tienen la esperanza de que el agresor cambie y con frecuencia creen en sus promesas.

Mito: También las mujeres maltratan a los hombres. Realidad: Cuando la mujer agrede, lo hace generalmente para defenderse. Cuando las mujeres recurren a la violencia, sus compañeros reaccionan con más violencia.

Mito: La conducta violenta es natural en los hombres. Realidad: Existe la creencia de que los hombres violentos no se pueden controlar y ejercen violencia porque simplemente “son así.” Los hombres no son violentos con todas las personas ni en todas las situaciones. Por tanto, la violencia es una conducta que se aprende como una manera de resolver conflictos.

Mito: Es normal que un esposo maltrate a su mujer. Realidad: El matrimonio o la vida en pareja no otorgan ningún derecho de propiedad sobre las mujeres, por lo que en ninguna circunstancia se debe abusar de ellas. Ningún ser humano es propiedad de otro.

Mito: Las mujeres que son o han sido maltratadas “se lo han buscado”. Realidad: Algunas conductas o descuidos de las mujeres pueden provocar enojo en sus parejas, sin embargo, esto no justifica que las maltraten. Este mito se utiliza para culpar a la víctima y no al agresor. La conducta violenta es responsabilidad absoluta de quien la ejerce.

Mito: La violencia es un problema de las mujeres pobres y con pocos estudios Realidad: La violencia se da en todas las clases socioeconómicas y niveles educativos.

Mito: El alcohol y la droga hacen que los hombres maltraten a sus mujeres. Realidad: El efecto relajante del alcohol y la droga pueden incrementar o empeorar la violencia, pero no son causantes. Muchos hombres que toman no son violentos.

(1) Adaptado  de “Los servicios de salud ante la violencia doméstica”, Population Council, IDEAME, México. 1999.